Soul Calibur VI – El último aliento de Namco.

Hoy en Gravity Player nos saltamos la sesión de cine para hablaros de Soul Calibur VI. Lo hemos probado y ya tenemos unas impresiones generales. ¡A leer!

La sexta entrega de esta saga venia cargada de expectativas y sobre todo con la amenaza de Namco, la cual aseguraba que sí Soul Calibur VI no cumplía con las ventas, la franquicia se iba a tomar viento. Pero es que nos da la impresión de que realmente quieren deshacerse de ella y no es precisamente por falta de recursos.

Como ya no sabían qué hacer con Soul Calibur V, su antecesor; sí, el que se cargó la saga por completo con una historia absurda de los hijos de Sophitia, que se buscan el uno al otro y de pronto aparece el viejo portador de la SoulCalibur. Y ya de camino metemos a Ezio para aprovechar el tirón de otra saga, que ¡ojo! no estuvo mal, pero es que ya se repetían.

Resultado de imagen de Soul calibur vi

Pues nada amigos, este último título lanzado en consolas de última generación da un paso atrás en la linea argumental. Volvemos al pasado porque ya nos cargamos el futuro de la historia, y ya que volvemos, volvemos regular. Estamos en una generación de videojuegos muy contradictoria, pues algunos tienen una historia magnifica y se molestan mucho en darle sentido a lo que venden, y otros tienen la manía de dedicar todo el esfuerzo al apartado gráfico y online, el maldito online. Soul Calibur VI se queda a la mitad en ambas partes, pues tiene una historia regulera de las que más, con pretensión de imitar a Soul Calibur II en su rollo, mapas, diálogos e historias secundarias de personajes aleatorios que no los conocen ni en su casa. Y su apartado gráfico no tiene nada de nuevo comparado con el anterior, eso si, las tetazas de Ivy siempre magníficas.

Resultado de imagen de Soul calibur vi ivy

Todo el mundo joven, Mitsurugi como protagonista, cuando de toda la vida Siegfried ha sido el más conectado con la historia de las espadas. Y lo más importante y bochornoso: La falta de personajes relevantes. No, Namco, no. ¿Dónde está Yung sun? ¿Dónde está Cassandra?¿ DLC? Pues vas a tomar el mismo camino de Street Fighter V, una auténtica pena. El creador de personajes importa objetos, prendas y estilos de combates de los anteriores títulos, salvo alguna cosa nueva y más opción a la personalización respecto a tamaño, posición, etc. ¡Ah, perdón! también podemos crear más razas, razas que se han sacado de la manga. Voy a luchar con un lagarto con el estilo de lucha de Talim, un espectáculo.

Resultado de imagen de Soul calibur vi

En resumidas cuentas, Soul Calibur VI no ha innovado en nada a sus anteriores títulos, ya de baja calidad. Aparte de pasar como de la mierda a las peticiones de los jugadores más fieles a la saga, puesto que la tercera entrega de ésta, fue la mejor con diferencia, haciendo especial hincapié en su campaña, la creación de personajes y sobre todo los estilos únicos que podían adjudicarse, sin tener que copiar a los personajes principales, que también eran muchos y variados. Nada de historia relevante, comparado con otros juegos de la generación, en el que Warner se lleva el premio, con Injustice, Mortal Kombat X, etc. Pero si lo queréis para echar el rato, pasando de las técnicas del juego y usar el creador de personajes para hacer chorradas como ya se han visto en internet, se puede jugar. Y sobre todo, las tetas de Ivy son maravillosas, en fin…Gravity Player. Lo de las tetas es ironía ¿eh? es una manera de decir que se esfuerzan en cosas absurdas, pudiendo mejorar el conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies